Las flores secas y preservadas son perfectas como regalo o para crear rincones con estilo en tu casa. Te traemos hermosos ramos de flores secas naturales, cúpulas con flores preservadas, rosas preservadas, bonsais preservados, y mucho más!

Mostrando 1–24 de 25 resultados

Las flores preservadas y secas son una  pieza fundamental en la decoración actual. Muy prácticas y muy decorativas, y, lo mejor, no necesitan apenas cuidados!

Decoración con flores secas

Comprar flores secas y preservadas está de moda, ya que decorar tu casa con flores secas y crear rincones con encanto es lo más! En nuestra floristería tenemos un gran surtido de flores secas y preservadas, y actualmente disponemos de muchos colores y muchos estilos diferentes. Desde delicadas flores conservadas en cúpulas de cristal a preciosos ramos de flores secas en tonos pastel, o regalos originales con flores preservadas. Consúltanos si buscas algo especial que no encuentras en nuestra web.

Cuidados básicos de las flores preservadas y secas

Las flores preservadas se conocen como flores eternas… y lo cierto es que no son exactamente eternas, pero sí duran mucho mucho tiempo, entre tres y cinco años es lo normal.  Te damos unos consejos para que durante este tiempo la mantengas en todo su esplendor.

Las flores secas o preservadas son muy fáciles de cuidar. Su mayor enemigo es la humedad, ya que con ella las flores preservadas pueden perder un poco de color y su textura natural. Las flores secas pueden coger algo de moho, y también perder un poco su color, por lo tanto lo mejor es mantenerlas en ambientes y zonas secas.

El polvo es otro de los factores que afectan a estas flores con el tiempo. Por eso, para mantener un ramo de flores secas en buen estado deberías una desempolvarlo de vez en cuando, preferiblemente con spray de aire, un secador o un paño suave.

El sol o la luz directa también va a provocar que vayan perdiendo la tonalidad de sus colores, por eso es una recomendación mantenerlas fuera de la luz directa siempre que se pueda.

Con el tiempo, las flores secas empezarán a perder textura y color, y perderán algo de su esplendor, pero seguirán siendo bonitas y seguirán guardando el recuerdo del día en que la compraste o el día que la regalaste.